MENDOBEATLE - HISTORIAS LA MUERTE DE PAUL

                
 


LA MUERTE DE PAUL MCCARTNEY

En 1.969 una noticia conmovió el mundillo musical: Paul McCartney había muerto. Semejante afirmación no era gratuita. La persona que lanzó el bulo lo hizo basándose en una serie de pruebas que rápidamente puso en conocimiento de la prensa mundial, con lo que aquello que en un principio podría parecer una tomadura de pelo cobró rapidamente tintes de autenticidad. De poco servía que las revistas publicaran entrevistas con Paul o que la realidad pareciera tan evidente. Las pruebas lo decían muy claro: está muerto. Ahora que la triste desaparición de Linda ha vuelto a relacionar los términos Muerte-Beatles considero que es un buen momento para proporcionar a los amantes de los Fab una información más o menos exhaustiva de lo que se publicó sobre el tema o, llegado el caso, presentar de una manera ordenada lo que ocurrió. La muerte. Esa compañera inseparable de nuestras vidas, lo único que tenemos seguro desde que nacemos, resulta a la vez un tema apasionante, temido o recurrente. Tema que algunos rehuyen, tal vez porqué creen que si ignoran a la muerte ella les ignorará a ellos; que a otros, a los que se les tilda quizá injustamente de morbosos, les gusta tratar, y que a otros les atrae desde un punto de vista ya sea religioso, ya sea científico, o ya sea mera curiosidad. Sea como sea resulta inevitable. Y a fin de cuentas, sólo se mueren los demás.

Muchos de nosotros consideramos a los Beatles como unos Dioses, pero no en el sentido cristiano -casi blasfemo- de la palabra, sino en el sentido de dioses mitológicos, pues no hemos de olvidar que la perfección personal -que no musical-está lejos de los Fab Four. Pues bien, la muerte, como a los dioses clásicos, tampoco los perdona. Les ha ido haciendo varias visitas: Stu, Epstein, Evans, Maureen, Linda... e incluso Lennon se encargó de demostrarnos que, muy a pesar nuestro, los 4 de Liverpool también eran mortales. Paralelamente, nos encontramos en una sociedad en la que la comunicación es la reina. Bástenos con ver la lucha que tienen los diferentes partidos políticos por el control de los medios de comunicación, o como se decía no hace mucho: no es nadie quien no ha salido por la televisión. Además, nos manipulan de tal manera que tendemos a creernos todo aquello que se nos dice en dichos medios. Por ejemplo, no hace muchos años una cadena de televisión se inventó un patrocinador y a los pocos días los seguidores de ésta buscaban en el mercado un producto que no existía. O aún más, más recientemente una especie de humorista? se empeño en hacernos entender una jerga demencial, con la que consiguió empobrecer todavía más nuestros ya depauperados vocabularios, popularizando hasta el infinito un vocablo inexistente. La necesidad de darle un significado llevó a una determinada empresa a "comprar" dicha palabreja y sacar al mercado un producto infantil bautizado con aquel nombre (por cierto, fue un fracaso). Estos dos aspectos, muerte y publicidad, se unieron en el entorno Beatle para dar paso a un capítulo apasionante, insuficientemente estudiado y todavía no aclarado: la supuesta muerte de Paul McCartney.

A lo largo de la historia contemporánea se han dado casos de gente oficialmente muerta que se les ha supuesto vivos (Morrison, Presley, Bruce Lee), gente oficialmente viva que se les ha supuesto muertos (Howard Hughes, muchos "desaparecidos" de guerra, algunos politicastros o familiares de éstos para defraudar a hacienda), pero poquísimos casos en los que a alguien que está vivo y que aparece en público con regularidad se le suponga muerto, y ninguno en el que, además, gente cercana a él quiera demostrar de manera no demasiado disimulada que se está engañando a la población con un sosías y que aquél al que creen ver está realmente muerto. Justamente esto es lo que ocurrió con Paul. La trama argumental es bien sencilla: un miércoles a las 5 de la mañana (¿en noviembre de 1.966?) Paul McCartney circulaba con su coche. Algo (posiblemente una chica bonita) distrajo su atención, cosa que provocó que no se diese cuenta de que el semáforo había cambiado del verde al rojo, saltándoselo, en consecuencia, y sufriendo un accidente de mortales resultados (dicen, resulto decapitado perdiendo un gran número de dientes). Muy pocos conocían la personalidad del accidentado, y en cualquier caso fueron censuradas todas las noticias al respecto. Para evitar la pérdida de popularidad (y ventas), los 3 Beatles supervivientes decidieron sustituir al bajista fallecido por otra persona lo más parecida físicamente posible (el apartado musical quedaría, momentáneamente, en un segundo plano). Con esta finalidad se celebró un concurso de dobles, del que resultó ganador un tal William Campbell, del cual sólo se ¿supo? que había sido policía del Canadá en el departamento de Ontario. Unos retoques de cirugía plástica y una desaparición de la banda de los escenarios hicieron el resto. Con todo ello el "primer" McCartney se desvanecía para siempre.

Existen, no obstante, otras versiones que indican que Paul se suicidó, o sea que el accidente no fue tal. Estas versiones se basan en letras de canciones del propio Paul, así, en "Yesterday" canta "no soy ni la mitad del hombre que solía ser/ hay una sombra girando a mi alrededor", que, según algunos, supone una decaída moral que luego le llevaría al suicidio, y todavía hay más, anteriormente, en "I'll follow the sun" nos dice "Un día te encontrarás con que me he ido (...)/por eso seguiré el sol", lo cual podría anticipar su despedida. Sea en un caso o sea en otro, esto fue todo. Nadie debería haberse enterado, los Beatles hubieran proseguido un camino exitoso y, si algún día todo el montaje se hacía público, posiblemente ya sería tarde; pero no, los Beatles se dedicaron a jugar con sus seguidores enviándoles todo tipo de pistas a fin de que descubrieran que se les estaba engañando, y en algunos casos -los árboles no nos dejan ver el bosque- estas pistas eran tan evidentes que nadie quería darse cuenta de lo que tenía delante. A partir de aquí vendrá la "profesionalizacion" en la búsqueda de pruebas. De la misma manera que años antes se habían dedicado a encontrar similitudes entre las vidas de Lincoln y de Kennedy y a estudiar los números de la gran pirámide, ahora la "caza" consistirá en demostrar al universo que Paul ha muerto. Con esta finalidad se escucharán los discos al derecho, al revés, de canto, sin desenfundar o haciendo el pino; se examinarán las portadas por delante y por detrás, ante espejos, con luz o sin luz, con filtros o sin ellos; se desmenuzarán las letras y se harán todo tipo de combinaciones; se revisaran todas las fotografías buscando alguna prueba evidente del más allá, y, más o menos finalmente, se realizarán sesiones de espiritismo con la finalidad de contactar con el espíritu del auténtico Paul. Dudo que esto último tuviera éxito pero lo anterior ¡ya lo creo que lo tuvo!

De hecho, existe tal aluvión de pistas que lo que resulta difícil es creer que Paul está vivo, como a lo largo de este extenso artículo vais a comprobar. Este tema ha sido, inevitablemente, tratado en todas las biografias más o menos serias del cuarteto. De hecho, no se puede explicar la portada del "Abbey" si no se le menciona. Algunos lo hacen de manera más profunda, otros lo tocan mínimamente. Sea como sea, me he encontrado con el problema de que, excepto en cosas muy puntuales, no hay una uniformidad o bien lo tratan sin darle demasiada importancia. Lo que pretendo hacer a lo largo de estos capítulos no es ya darle más importancia de la que tuvo, sino dar a conocer de la manera más exahustiva posible lo que se dijo y publicó o, tal vez, cómo los Fab se rieron de todos con nuestro permiso. No todas las pruebas que se expondrán las he verificado. En algunos casos porqué carecía de medios materiales (escuchar las grabaciones al revés), por desconocimiento cultural (del idioma o de determinadas tradiciones) o, sencillamente, por falta de imaginación ante pruebas que resultan "evidentes". Algunas de las que no he podido comprobar figuran con un interrogante (?) al lado, mientras que aquellas a las cuales no les he podido echar la suficiente imaginación figuran con un signo de admiración (!). No obstante, invito a todos los lectores a que prueben de realizar las pertinentes investigaciones y nos comuniquen los resultados obtenidos. También es preciso destacar que estas mismas pruebas se contradicen entre ellas, así, las que indican que los Beatles dejaron de actuar en directo a fin que no se descubriera el engaño se contradicen con las que indican que Paul murió antes de la publicación de "Yesterday and Today" puesto que este Lp apareció en USA el 20 de junio del 66, mientras que su último concierto tuvo lugar el 29 de agosto de ese mismo año, o sea que de ser cierta la desaparición, Campbell llegó a actuar en directo, y nosotros sin saberlo!

Hay quién dice que los rumores mueven el mundo. Muchas grandes noticias fueron rumores en su comienzo lo cual ha favorecido el nacimiento popular de una nueva ciencia: la "rumorología". Quien más quien menos tiene un primo cuyo vecino tiene un cuñado que conoce a uno al que le pasó X y hoy lo sabe todo el mundo. Este hecho, si lo investigáramos, comprobaríamos que de cierto no tendría nada pero el rumor existe. La noticia que nos ocupa, sin duda, nació de un rumor. Éste se hizo demasiado grande, comenzó a preocupar y de ahí se pasó a ver quien era el que lo había inventado (o deducido) y en qué se basaba. Pues bien, nos han llegado las evidencias, pero el autor ha desaparecido. Los mismos biógrafos de los Beatles no se ponen de acuerdo en quien fue el padre de esta extraña teoría. Para algunos, el autor ha caído en el olvido (?); para otros, el autor fue un tal John Summer, estudiante de la universidad de Wesleyan, en Ohio; otros afirman que fue una noticia originariamente aparecida el día 23 de setiembre de 1.969 en el "Northern Star", periódico estudiantil de Illinois; y finalmente, otras fuentes más fiables señalan que un tal Russ(ell) Gibbs, diskjockey de Detroit, fue el que en 1969 dio la noticia o creó el bulo. Si alguien se toma la molestia -como yo me la he tomado- de situar en un mapa de los EE.UU. estas tres ciudades comprobará que los tres estados a los que pertenecen se hallan en el centro-este y próximos entre sí. Al menos algo hay seguro: la noticia procede de América; el autor, desconocido. El boca a boca habitual hizo el resto. Tampoco hemos de olvidarnos de otro detalle: la noticia se difundió en 1.969, cuando las "pruebas" eran ya demasiado evidentes. El detonante pudo haber sido la canción "Glass onion" del Album Blanco y la portada del "Abbey" la explosión definitiva.

Luego los buscapistas sólo tuvieron que dejarse llevar. En este caso, como en todos, cuando se conoce el resultado es muy fácil reconstruir las pruebas, que es lo que ocurre, por ejemplo, con las profecías de San-quien-sea: cuando se sabe lo que ha pasado resulta que todas encajaban y que sólo hacia falta saberlas interpretar. Con esto quiero decir que hemos de clasificar las pruebas en 2 grupos: las auténticas (y más evidentes), que son todas las aparecidas en declaraciones, películas, canciones, portadas... posteriores a noviembre de 1.966 (fecha del "accidente"), y las posibles (o menos evidentes), que son todas las anteriores a esa fecha y que una de tres, o Paul murió con anterioridad al 66; o eran premonitorias -sin saberlo ellos- de lo que iba a ocurrir; o eran, sencillamente, falsas. Comenzaremos con las pruebas posibles, que son además las primeras cronológicamente. Como ya he comentado, la primera referencia a una posible desaparición (premeditada) se da en la canción "I'll follow the sun" y continúa en "Yesterday". Son 2 canciones aisladas de 2 Lp's diferentes. No obstante, en la obra que les siguió, "Rubber Soul", se han creído ver las primeras evidencias en bloque. Comencemos por el título. "Alma de goma", puede interpretarse como uno quiera: alma que se estira y vuelve a su forma original, alma elástica, alma que viene y se va... demasiadas referencias al alma. Por su parte, la portada nos muestra unas imágenes un tanto desfiguradas (¿para que no podamos reconocer al impostor?), tristes, ausentes (¿cuál es la causa?) y además están enfocadas desde un ángulo inusual: desde abajo, tal y como las vería una persona estirada debajo de ellos (léase un cadáver). El color de fondo, además, es un tanto oscuro, otoñal, triste (!) (cómo si el "With the Beatles" fuese un canto a la alegría), dándonos todo ello una imagen visual un tanto "de entierro".

Si pasamos a las canciones nos encontramos con las siguientes referencias: "Girl": canción dedicada a Jane Asher (?), novia momentánea de Paul. En el último verso John canta "will she still believe it when he's dead'"("¿Lo creerá aún cuando él -Paul- esté muerto?"). Sin comentarios. En otro corte, "I'm looking through you" es ahora el propio Paul -o su doble- el que afirma cosas como "where did you go?", "You don't look different but you have changed", "You're not the same", "I cannot hear" ("A dónde has ido -¿desaparecido?-" , "No pareces diferente pero has cambiado" - no eres Paul, eres el otro- , "no eres el mismo", "no puedo oirte") y remata la letra diciendo "You where above me, but not today, the only difference is you're down there... and you're nowhere" ("Estabas por encima mío, pero no ahora, la única diferencia es que estás ahí abajo -¿enterrado?-... no estás en ninguna parte -el alma desaparece- "). Creo que la letra lo dice todo. En la fantástica "In my life", John canta "Some had gone and some remain" ("algunos han desaparecido, otros permanecen"), "With lovers and friends I still can recall, some are dead and some are living" ("Con amores y amigos que aún recuerdo, algunos han muerto, otros están vivos"), y finalmente "But of all these friends and lovers there is no one compared with you" ("Pero de todos aquellos amigos y amantes, no hay nadie que pueda compararse contigo" -Paul "era" el amigo del alma de John-). La letra teóricamente se refiere a una chica pero en la búsqueda de pistas vale todo. Podríamos incluir en el lote piezas como "Nowhere man" -"Hombre de ninguna parte"- persona desaparecida- ("Hombre de ningún lugar, ni siquiera puedes oírme"), "Drive my car", referencia al vehículo con el que tuvo el supuesto accidente, o "You won't see me" ("No me verás"), cuya letra no hace referencia a ningún tema necrológico, pero que el título podría tener las mismas connotaciones que tiene la letra de "I'm looking through you", comentada anteriormente.

Por lo que respecta a los discos americanos (que es de donde partió la historia) sirven estas mismas explicaciones, a pesar de que las canciones de este Lp se repartieron básicamente en 2 "Rubber Soul" (con la misma portada) y "Yesterday and today" (que comento a continuación). El siguiente Lp es también fuente de evidencias. "Revolver" nos presenta la primera portada que no tiene como centro una fotografía sino un cúmulo de ellas; un collage de fotos "anteriores" sobre un fondo dibujado que representa las cabezas del cuarteto, de las cuales la única que está de perfil y mirando hacia otro lado (como si estuviese ausente) es justamente la de Paul. Además nos encontramos con una mano abierta colocada encima de su cabeza; según no-se-que religiones, una mano colocada encima de la cabeza de alguien indica que éste está muerto, pues bien, esta mano abierta es la primera que nos encontramos. Por lo que respecta a las canciones, hallamos de todo y cada uno puede asumir las "pistas" como guste. Las interpretaciones macabras que se realizaron fueron las siguientes: en "Taxman", George dice cosas como "If you drive a car" ("Si conduces un coche"), "If you get too cold" ("Si tienes frío" -como los cadáveres-), "My advice for those who die" ("Mi consejo a los que mueren")... de libre interpretación. Además hay quien cree que Taxman es una abreviatura de T(a)xadermist-man (taxidermista), persona que se dedica a disecar animales muertos, o sea, cadáveres.

En "Eleanor Rigby" nos encontramos con una historia de muerte y tristeza en la que el personaje secundario es un tal Father McKenzie (que se aleja de la tumba). Originariamente este párroco iba a llamarse Father McCartney. Nueva relación de Paul con la muerte. "She said, she said" contiene una estofa que dice "I know what it's like to be dead" ("Sé lo que significa estar muerto"). Sin comentarios. En "And your bird can sing" Lennon canta "You can't see me" y "You can hear me" ("No puedes verme","No puedes oirme" -como si estuviera muerto-). Sin comentarios. El "Dr. Robert" "Does everything he can" ("hace -hizo- todo lo que puede -pudo"), intentó salvarle la vida tras el accidente, o bien "You're new and better man" ("eres un hombre nuevo y mejor" - ¿ayudó a Campbell a cambiar de imagen?-) "Got to get you into my life" nos explica qué ocurrió: "I didn't know what I would find there" ("No sabía lo que iba a encontrar" -lo que iba a pasar-), "Then I suddenly see you" ("Entonces te vi" -¿la chica que le provocó el accidente?-) ¿Qué podemos decir de "Tomorrow never knows", extraída del libro tibetano de los muertos, canción íntegra dedicada a la muerte? Tan sólo hacer notar que uno de los versos finales debería decir "Or play the game existence to the end" ("Juega el juego de la existencia hasta el final"), y parece decir "Paul played...." ("Paul jugó...") o sea, llegó hasta el final de la existencia, y ¿cuál es ese final? Ni la infantil "Yellow submarine" se libra.

Para algunos, el yellow submarine representaría un ataúd que se encuentra bajo la "sea of green" ["verde mar" = mar de verde = hierba = bajo la hierba = enterrado (¡uf!)] en la "land of submarines" ("tierra de submarinos" = cementerio). Not comment. Tambien podríamos incluir versos de "I'm only sleeping" ("Estoy solo durmiendo = ojos cerrados = muerto) o "For no one" ("Dijo que su amor ha muerto","un amor que podría (?) haber durado años") o de las canciones que queramos, todo depende de lo que uno quiera creer, como hemos podido comprobar. Por lo que respecta al mercado americano, las canciones se repartieron en 2 lp's: el "Revolver", ya comentado, y el mítico "Yesterday and today" disco que además incluía, entre otras, "Yesterday" y "Nowhere man", curiosa coincidencia. Para completar el enigma recordemos que la ultrapohibida y

archifamosa "Butcher cover" -portada del carnicero- era una fotografía del cuarteto con trozos de carne sangrante, entre los que se han querido ver piezas dentales (magníficos recuerdos del accidente) y muñecas decapitadas de las que, curiosamente, 2 de ellas apuntan a la cabeza de Paul quien, recordemos, la perdió en el accidente, mientras que George, por detrás, sostiene una cabeza de muñeca, justamente a la altura de la de Macca (!). Esta portada fue sustituida por la menos escandalosa pero no más acertada fotografía en la que figura un baúl abierto alrededor del cual y sobre el cual se situan 3 Beatles mientras que en el interior de éste se sitúa ¡inevitablemente! Paul (por cierto, con una cicatriz en el labio superior), convirtiendo este virtual baúl en.... un ataúd. Hasta ahora hemos pasado revista a una serie de pruebas que he denominado posibles por ser anteriores a la fecha en la que pretendidamente Paul tuvo el fatal accidente.

A continuación entraremos en el mundo de las pruebas posibles, es decir, aquellas que, cronológicamente, se situarían con posterioridad a la fecha señalada. Asimismo cabe decir que todas las pruebas expuestas con anterioridad pueden ser perfectamente coincidencias, o tal vez somos nosotros, demasiado influidos, los que creemos ver lo que no hay; pues bien, las pruebas que se expondrán a continuación son las que auténticamente te hacen dudar ya que son demasiado evidentes para ser meras coincidencias. Tras el concierto del Candlestick Park (30/8/66) los Beatles anunciaron su retirada de los escenarios. No adujeron razones. Es cierto que los Beatles podían haberse cansado de ser únicamente atracciones de feria que se exhiben un día si y otro también; es cierto, asimismo, que los Beatles lo habían pasado mal en sus últimos conciertos ("lo" de Filipinas, las amenazas del Ku-Kux-Klan); otras razones podían ser éticas (los griteríos eran tan ensordecedores que ni ellos mismos oían lo que cantaban, hubiera dado igual que no cantaran, y ellos ante todo eran músicos); técnicas (sus composiciones eran cada vez más sofisticadas y resultaba casi imposible interpretarlas en público con la tecnología de la época); o sencillamente que uno de sus miembros había sido suplantado, sin que nadie lo supiera, por otro, y a fin de que no se descubriera el cambio era necesario no aparecer en público.

Como vemos, las cosas comienzan a encajar. El primer disco tras la "desaparición" fue el single "Strabwerry fields/Penny Lane". Comenzando a poner las cosas patas arriba, según se cuenta (?) al final de Strabwerry fields y escuchándola al revés se oye a John decir algo así como "Cranberry sauce" o "I'm very bored" (expresiones que en inglés, al parecer, suenan casi igual), pues bien, los buscapistas han creído oír "I buried Paul" (Yo enterré a Paul"). No me he molestado en comprobarlo. Y con esta "introducción" damos paso a la auténtica "macedonia" de pruebas. Estoy hablando del Lp "Sergeant Pepper's". ¿Preparados? De salida, diremos que este Lp se puso a la venta 10 meses después del anterior (exceptuando el "Oldies" recopilatorio), nunca se había dado tanto tiempo entre un Lp y otro del cuarteto, y eso, para los malpensantes, podía obedecer a alguna causa determinada, por ejemplo, 10 meses son un tiempo suficiente como para que un sosías haya podido aprender a imitar al máximo al modelo. Comencemos por la cubierta, sin duda alguna una de las mejores y más imitadas de la historia. Todos la hemos visto cientos de veces hasta conocérnosla casi de memoria. Lo que haré a continuación es enfocarla desde el punto de vista del que podría mirarla un investigador que busca pruebas, y eso es lo que vamos a encontrar. La portada, nos muestra a una aglomeración de gente famosa en pose para una foto de grupo. Observemos también que se reúnen en torno a un parterre profusamente decorado con flores. Una interpretación macabra nos haría verlo como un grupo de personas que asisten a un funeral (?). ¿Quién es el muerto, entonces? Vamos a descubrirlo. Dirijamos nuestra vista a los 4 Beatles en color. Todos ellos llevan en sus manos un instrumento dorado, excepto Paul que lo lleva negro, símbolo del luto cristiano. La mano abierta con la que nos saluda el comediante Issy Bonn está justo encima de la cabeza del mismo beatle, como ya expliqué una mano abierta encima de la cabeza de alguien quiere decir que éste está muerto. Volvamos a fijarnos en el cuarteto en color. Paul es el único que está de frente mirando a la cámara mientras que los otros 3 están un tanto de perfil. Hay quien se ha basado en este detalle para decir que este Paul es en realidad una figura recortada, pues no muestra tridimensionalidad (!). Finalmente, y para acabar con los 4 en conjunto, observemos que a nuestra izquierda se hallan los mismos Beatles en cera. Ringo se muestra triste y mirando al suelo. Paul, también triste, parece consolarlo (?). Dejemos al conjunto y miremos hacia donde debería estar la tumba. Lo primero que se ve es el conjunto de flores rojas en las que se lee el nombre del grupo y una especie de punto-redonda al final que, según como, podría ser un signo de interrogación, con lo que deberíamos leer "BEATLES?". ¿Quiere eso decir que no son los auténticos?

Siguiendo con las flores, bajemos nuestra vista al parterre amarillo que hay un tanto a la derecha -aportación decorativa de uno de los chicos que trabajaban en la floristería a la que encargaron las flores y que resultó ser un fan del grupo-. Intenta representar una guitarra en posición de ser tocada por un zurdo (¡justamente una guitarra y justamente para un zurdo!), que tiene colocados 3 canutillos encima (¿por qué 3 si eran 4 los Beatles y son 4 las cuerdas de un bajo?). Con la dosis habitual de imaginación podríamos creer que este parterre con forma de guitarra puede estar formado por letras, y que éstas (más mal que bien) permitirían leer: PAUL? (nótese que en este caso, el signo de interrogación parece bastante más claro) Dejemos ahora las flores (incluyendo las de cannabis) y centrémonos en los elementos decorativos. Justamente en el centro de la parte inferior tenemos colocada una muñeca india que, dicen, representa a una diosa oriental de la muerte, la cual tiene 4 brazos, 2 de ellos están fijados al cuerpo y los otros 2 apuntan al beatle zurdo, uno al de cera, y el otro al "auténtico" en color. Miremos ahora la muñeca de nuestra derecha (la del "Welcome the Rolling Stones") y fijémonos que en la falda blanca hay unas lineas rojas que bien pueden representar hilillos de sangre, las cuales se hacen más patentes en su mano izquierda.

Por otra parte, en su mano derecha tiene un coche modelo Aston Martin, que es el que tenia Paul, del interior del cual, se dice, se ve salir sangre (?). Macabro. Hay quien también señala que la figura junto con el revoltijo de hojas amarillas que hay al lado derecho de la S de Beatles representan un coche estrellándose del que salen llamas. Alucinante. ¿Sorprendidos? pues no os perdáis lo que viene ahora. Vamos a por instrumentos. Necesitamos un espejo plano que lo colocaremos justo en el centro del tambor, partiendo por la mitad las letras LONELY HEARTS. Al colocarlo, se refleja simétricamente la parte superior de éstas. Si lo hacemos un poco bien lo que se lee es algo así como IONEIX HEô DIE, que "debería" interpretarse como sigue: I ONE I X, es decir, 1 1 1 X, o lo que es lo mismo, hay 3 presentes (1 1 1) y uno (X) ausente. Estas mismas letras también se pueden leer como II IX, o sea 11 (mes/noviembre), 9 (día) ¿es la fecha del accidente? HEô DIE (él muere) más claro, agua, fijémonos que justamente la A (que partida y reproducida viene a ser algo así como ô ) señala en su parte superior a Paul y por la inferior al nombre amarillo del parterre (o a la muñeca india).

Así uniendo ambas palabras el resultado sería: El 11 de noviembre él (Paul) muere (!!?? Por imaginación que no sea) ¿Y si ahora dijera que el bombo lo diseño Joe Epthgrave? Nos quedaríamos todos igual ¿no?; lo que ocurre es que el curioso apellido de Joe se puede descomponer en Epth (es decir, abreviatura de epitafio) y grave (tumba) o lo que es lo mismo, epitafio en la tumba (!!). El bombo vendría a ser la cabecera de la tumba, y el nombre, sólo hay que descubrirlo. Abramos ahora el disco. Los 4 Beatles de frente y sentados, centrémonos en Paul (por cierto, ¿por qué sólo se le ven las rodillas a él? ¿está encogido por algo? ¿o más bien simboliza que se halla por encima -elevado, en el cielo- de los demás?) tiene una cicatriz en su labio, que se nota a pesar del recién estrenado bigote -colectivo-, ¿no será de resultas de alguna

operación para hacerlo más parecido al auténtico? y en su brazo izquierdo luce una insignia, (el único que la muestra, puesto que a los demás no se les ve el dicho brazo), en ella 3 iniciales O.P.D., o sea Officialy Pronunced Dead (declarado oficialmente muerto), que son, en inglés, las siglas que se utilizan en estos casos. Sobre esta evidencia sí que hubo pronunciamiento oficial: lo que al parecer representan es Ontario Police Departament (Departamento de Policía de Ontario -Canadá-), ¿era de ahí o trabajó allí William Campbell? Si no es así, ¿a qué venia esa muestra de afecto hacia la policía del Canadá por parte de Paul? Naturalmente, no hay respuesta. Siguiendo con el formato físico, en el interior del disco aparecía una cartulina coloreada de regalo representando una gama cromática que va del rojo al blanco, lo cual puede interpretarse como una gota de sangre que va diluyéndose, obsequiándonos así con otro macabro recuerdo del accidente. (y si no es así ,¿qué se pretende representar con eso?) Finalmente, mirando la contraportada aún se enreda más si cabe el asunto. Lo primero que vemos es al cuarteto pero, ¡oh, sorpresa! mientras que tres de ellos están mirando a la cámara, el cuarto, justamente Paul, está de espaldas, como si "se fuese". Alguien lo quiso interpretar como que Paul, que por aquel entonces cumplía años (17 días después de la aparición del àlbum) no estaba en la sesión y fue suplido por Mal Evans que tuvo qu colocarse de espaldas. Doblemente falso: Todas las fotos del disco se hicieron el mismo día y en otras tomas de la contraportada en las que no figura de espaldas, el que está ahí es Paul... o alguien que se le parecía demasiado.

Esta es una de las tantas leyendas que se tejió en aquellos años, sólo eso.