Mendobeatle - George Harrison - Tributo

Mendobeatle Especial

George Harrison:

El místico.

Embelesado por la sonoridad afiebrada del sitar, que sumó al grupo en Madera noruega del disco Rubber soul, George Harrison guió a Los Beatles hacia una búsqueda espiritual que nigún otro de los músicos sentía como él y que estaba íntimamente ligada a la época.

Si bien ya había cierto aire de orientalismo pop en The Byrds y en la canción See My Friends de The Kinks, es verdad que cualquier novedad en manos beatle era amplificada con fuerza de ley.

Mientras John Lennon martillaba la opinión pública occidental con la bravuconada iconoclasta "Los Beatles somos más famosos que Jesucristo", George se dejaba ir a través del maestro Ravi Shankar (a quien le produjo su último álbum a fines de los 90) y llegó hasta el gurú Maharishi de la Sociedad Internacional de Meditación. En febrero del 68, a través de Harrison, se produjo el ansiado choque de civilizaciones. Una cumbre pop integrada por Los Beatles, sus mujeres, algunos Beach Boys, Donovan y Mia Farrow viajaron a Rishikesh para encontrarse con el gurú. La consecuencia fue Sexy Sadie, una canción con la que Lennon ventiló su frustración sobre la experiencia.

Para George (y otros músicos como Pete Townshend que sumaron gurús personales a su staff) no había vuelta atrás con el asunto. "Meditar en torno que sos un beatle es caminar hacia atrás. Las teorías hindúes son cosas que, cuando las comprendés, te hacen dar cuenta de lo absurdo que es todo lo demás.", había dicho en 1968. Lo cierto es que su decisión marcó la espiritualidad —snob o alternativa es puro debate— de toda una generación.