Mendobeatle George Harrison Tributo

Mendobeatle Especial.

Muerte de George Harrison.

Dolor en Liverpool: Banderas a media asta

(Viernes 30 de Noviembre de 2001)

LIVERPOOL, Inglaterra -- Las banderas ondeaban el viernes a media asta en Liverpool, la ciudad industrial del oeste de Inglaterra que se hizo famosa en todo el mundo por ser la cuna de los Beatles.

Desde temprano, fueron muchos y emocionados los homenajes tributados a George Harrison, guitarrista del legendario grupo musical, que murió el jueves a los 58 años en Estados Unidos víctima de un cáncer.

El alcalde de Liverpool, Gerry Scott, destacó que la falta de George será muy sentida por la población local, y anunció una ceremonia fúnebre para recordar "la excepcional y privilegiada vida" del guitarrista.

"George Harrison fue uno de los más grandes 'liverpuldianos'. Más que un simple músico talentoso, era un hombre cálido, que amaba la paz", agregó Scott.

El dolor es generalizado.

Aunque no del todo inesperada, la noticia sobre la muerte de George causó una honda conmoción y tristeza en Liverpool, una ciudad siempre orgulloso de sus cuatro hijos más famosos. Las banderas fueron bajadas a media hasta y la alcaldía puso a disposición de la gente un libro de condolencias. Inmediatamente después de conocer la noticia, muchas personas se pusieron en la fila para escribir un cariñoso mensaje de recuerdo al ex Beatle difunto.

"Quienes conocían a George Harrison sabía que nunca olvidó sus raíces. Era un gran embajador de la ciudad", declaró el líder de la cámara municipal, Mike Storey.

Sus seguidores también se congregaron frente a la mansión de George en Oxfordshire y depositaron ramos de flores junto a las puertas de entrada. "Quería rendirle un homenaje. Hay mucha gente mala en el mundo que parece vivir eternamente. Y parece que los buenos mueren antes de tiempo. George decía en una de sus canciones: 'Todo tiene que pasar'. El entendía perfectamente el ciclo de las cosas", comentó un amigo de la familia.

El lugar también fue tomado por una multitud de estudiantes del Henley College, que se encuentra cerca de la mansión gótica de 120 habitaciones, donde el músico vivía desde 1971.

Dan Western, de 16 años, nacido 15 después de la disolución de los Beatles, no ocultaba su pesar por la muerte de Harrison. "Era una gran estrella del rock'n roll. Tuvo una muy buena vida. Es una pena que se haya ido", expresó.

Su amigo Roy Davidson, también de 16 años, dijo: "Crecí oyendo sus canciones. Siempre que nos íbamos de vacaciones, los Beatles siempre venían, Sergeant Pepper y todo eso".