Mendobeatle George Harrison Tributo

Mendobeatle Especial

 

George Harrison: Un ídolo inmortal.

 

Es difícil escribir sobre un ídolo cuando la muerte nos recuerda que se trataba, tan sólo, de un hombre común y corriente. Más allá de esto, George Harrison alcanzó la inmortalidad por haber formado parte de Los Beatles, mérito suficiente para escribir más de una página en la historia de la música.

Harrison había nacido el 12 de febrero de 1943 en Liverpool y desde sus primeros días en la escuela se reveló como un pésimo estudiante. Su actividad principal era alborotar las clases y molestar a sus compañeros, dejando en claro que su futuro no iba a depender de los libros. Y así fue. Cuando cumplió trece años, su madre le regaló su primera guitarra y George comenzó a dibujar su destino a fuerza de aprender nuevos acordes y tocar con varias banditas de jóvenes. Paralelamente, había comenzado a trabajar como aprendiz de electricista, pero abandonó el oficio, harto de la rutina.

Su primer grupo fue el “Les Stewart Quartet”, pero para 1956 tuvo una oferta que le resultó imposible de rechazar: sumarse a “The Quarrymen”, una banda que tocaba versiones de temas de Buddy Holly y Eddie Cochran, liderada por Paul McCartney, a quien había conocido en el autobús, y John Lennon, un amigo de este último. Pese a que era casi un niño, George comenzó a dedicar todas sus energías a este nuevo proyecto.

Rápidamente consiguieron un contrato para presentarse en clubes de Hamburgo, en Alemania, donde se presentaban hasta cinco noches por semana. Sin embargo, Harrison todavía no había cumplido los 18 años y la banda debió volver a Inglaterra, donde comenzó a generar repercusión en el creciente circuito rockero. La banda entonces cambió de nombre dos veces: primero fue “Johnny and the Moondogs”y, para 1960, “The Beatles”. Además, echó a su baterista Pete Best y contrató a Ringo Starr para que se hiciera cargo de castigar los parches. La leyenda comenzaba a nacer.

Tras editar, en 1962, el simple “Love me do”, la demanda de los fans fue tan grande que el grupo encaró la grabación de su primer disco “Please, please me”, que salió al año siguiente. Lo que vino después es una historia por todos conocida: los Beatles se convirtieron en la banda más grande de todos los tiempos. Y en eso George tuvo mucho que ver porque, si bien la mayoría de las canciones estaban firmadas por Lennon/McCartney, sus temas lo descubrían también como un excelente compositor y ávido de la experimentación con sonidos.

De su guitarra nacieron clásicos como “Taxman”, “Here comes the sun” y “All too much”, entre otros. Una idea de su talento la dio Frank Sinatra, quien una declaró que su canción favorita compuesta por John y Paul era “Something”. Se había equivocado: su autor era Harrison. Su primera mujer importante fue Patty Boyd, con quien se casó en 1966. Para esa época, comenzó a interesarse en la filosofía hindú y aprendió a tocar el sitar con Ravi Shankar. Además, se sumergió en la meditación trascendental con el Maharshi Yoghi y, dos años más tarde, viajó a Bombay para grabar el disco “Wonderwall” junto a músicos de la India.

Tras la separación de los Beatles, en 1969, George comenzó a preparar su carrera solista, mientras ayudaba a John Lennon a lanzar la suya. Un año más tarde, editó su obra cumbre: “All things must pass”, tal su nombre, fue un disco triple que lo demostró capaz de sobrellevar el fantasma de los Beatles por el resto de su vida. Gracias a la repercusión del disco, en 1971 Harrison organizó el Concierto para Bangladesh, en el Madison Square Garden, en el que participaron Ringo Starr, Bob Dylan, Billy Preston, Ravi Shankar y su amigo Eric Clapton, quien más tarde se enamoró de Patty y desencadenó su divorcio de George. Sin embargo, el ex Beatle no perdía el tiempo y ya tenía una amante. Su nombre era Olivia Arias, con quien tuvo a su hijo Dhani en 1978, año en el que se casaron. Desde entonces viven juntos.

En los ochenta continuó editando discos solistas y participó de los “Travelling Willburys”, una banda que también integraban otros gigantes como Bob Dylan, Jeff Lynne, Tom Petty y Roy Orbison. En la década del noventa se reunió con sus ex compañeros vivos de los Beatles para elegir las grabaciones que integrarían los tres discos “Anthology”, que volvieron a ubicar los Fabulosos Cuatro en la cima de los ránkings. Además, se editó un libro con la biografía definitiva de la banda y el compilado “1”, que reunía todos los temas de la banda que llegaron al primer puesto de los charts.

La vida de George comenzó a desmoronarse cuando, el año pasado, un fanático loco lo apuñaló, aunque no le causó heridas de gravedad. Pero lo peor estaba por venir: en un chequeo médico, le fue detectado un cáncer de garganta que se expandió a los pulmones y estableció una lucha desigual con su vida. El desenlace es conocido: motivó esta nota. Otro Beatle más está en el cielo, pero sus canciones, gracias a Dios, permanecerán vivas para siempre.